Conózcanos
   Nuestro
   Compromiso
   Accionistas e
   Inversionistas
   Clientes
Contacto
Buscar
Mapa del Sitio
Links de Interés
Inicio
Historia

Las crecidas de los afluentes, Limay y Neuquén, y del río Negro resultaban catastróficas para las poblaciones y zonas productivas del Alto Valle y Valle Medio en épocas anteriores a la construcción del Complejo El Chocón – Cerros Colorados. Crecidas como la de los años 1945 y 1951 y otras anteriores provocaron graves daños tanto por la inundación de zonas urbanas y rurales como por la erosión incontenible de áreas cultivadas.

En el año 1967 el gobierno nacional creó la empresa Hidroeléctrica Norpatagónica S.A. (HIDRONOR S.A). con el objetivo de desarrollar aprovechamientos hidroeléctricos sobre los ríos Limay y Neuquén.

A finales del año 1968, HIDRONOR S.A. inició las primeras instalaciones de obradores, campamentos y accesos. Con ello se dio comienzo a la construcción del Complejo El Chocón, obra que por sus dimensiones y potencia instalada se convertiría en la pieza fundamental del sistema energético del país.

En el mes de diciembre de 1972 entró en servicio comercial la primer turbina de la Central El Chocón. Las obras concluyeron en el año 1977 con la habilitación del sexto generador. Con el objeto de optimizar el uso del recurso hídrico se inició en el año 1976 la construcción del dique compensador Arroyito, situado aguas abajo de El Chocón. Esta obra cumplió su función de atenuación descargando por los orificios practicados en el vertedero hasta el año 1982, entrando en servicio comercial el primer turbogrupo en  julio de 1983 y el tercer y último turbogrupo se habilitó en marzo de 1984.

La Empresa fue otorgada en concesión a partir del 11 de agosto de 1993, por el término de 30 años, al consorcio HIDROINVEST S.A. -sociedad controlante del 59% de participación.

Con el llenado del embalse de la presa de El Chocón las importantes crecidas registradas en los años 1977, 1980, 1982, 1984, 1993, 2001 y 2002 fueron atenuadas por el embalse artificial sin provocar daños de consideración aguas abajo. Desde fines de 1990 la presa de Piedra del Águila, aguas arriba de El Chocón, aporta capacidad adicional para la atenuación de crecidas.

Las sequías prologadas registradas en los años 1988, 1989 y 1990; 1996, 1998 y 1999 pusieron a prueba la capacidad de reserva del embalse de la presa de El Chocón para satisfacer los usos consuntivos (consumo humano y riego) en periodos de escasez superando con éxito incluso la sucesión de los años 1998 – 1999 que resultó extra-seco con registros 43% inferiores al derrame mínimo histórico del río Limay.